Austria, Finlandia y Suecia han mejorado dentro de la UE

Austria, Finlandia y Suecia han visto crecer sus tasas de riqueza, empleo y comercio gracias a su pertenencia a la Unión Europea (UE), una adhesión de la que hoy se cumplen 25 años, lo que no impide que estos países sean los más reacios a aportar fondos al presupuesto comunitario.

Ser parte del mercado único europeo, con 500 millones de consumidores, y del mayor bloque comercial del mundo les ha traído efectos tangibles sobre el crecimiento, el comercio y la inversión, según la Comisión Europea (CE).

La pertenencia al euro, que comparten Austria y Finlandia pero aún no ha adoptado Suecia, ha proporcionado también ventajas en materia de empleo y estabilidad financiera, aunque es difícil poner una cifra al impacto económico de ser uno de los Veintiocho, añaden las fuentes consultadas.

El Instituto Austríaco de Investigación Económica (WIFO), en un estudio publicado en abril pasado, calcula que el producto interior bruto (PIB) de Austria en términos reales ha aumentado un 0,7 % más rápido cada año debido a su adhesión al bloque comunitario, de modo que es ahora casi un 16 % mayor de lo que hubiera sido de no sumarse al proyecto.

En el caso de Finlandia y Suecia, el PIB real sería un 7 % y 4 % superior, respectivamente. En términos de empleo, la mejora ha sido del 13 % en Austria, del 5 % en Finlandia y del 3 % en Suecia, según el WIFO.

De acuerdo con estas cifras, el comercio de bienes de Austria con el resto de países de la Unión ha aumentado en los últimos 25 años un 46 % en Austria, un 13 % en Finlandia y un 6 % en Suecia.

El informe revela así que Austria ha sido el más beneficiado de los tres debido a la posterior adhesión, en 2004, 2007 y 2013, de los países del este de Europa, cuya situación geográfica ha reportado ventajas a las empresas austríacas que supieron posicionarse en los nuevos mercados.

Pese a ello, Austria y Suecia, junto con Holanda, Dinamarca y Alemania, han constituido un frente para la negociación el próximo presupuesto plurianual 2021-2027 que se opone a que este supere el 1 % de la renta nacional bruta conjunta.

El Ejecutivo comunitario recuerda, sin embargo, que los beneficios de la UE no son un juego de suma cero y subraya que los réditos de pertenecer al mercado único superan con creces la contribución de los países a las arcas comunitarias.

De no existir el mercado único, el aumento en los costes comerciales -por los aranceles– y la menor competencia elevarían los precios y reducirían la actividad económica en los Veintiocho, mientras que se reducirían los salarios y la inversión, recuerda un estudio del Ejecutivo comunitario.

Author: novedadesbancarias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.